sábado, 9 de septiembre de 2017

Tu cuarto de guerra

Creo mucho en la espiritualidad en silencio, esa que es a solas con Dios encerrada en tu cuarto o en el baño. Conversar con él como si lo hicieras con un amigo, preguntar, pedir, desahogarse, dar gracias y si es necesario llorar. Hace poco vi una película llamada #CuartodeGuerra se las recomiendo al 100% habla sobre la importancia de tener un lugar especial en nuestra casa para nuestra conversación con Dios. Mi cuarto de guerra es el baño, pues es el único lugar donde puedo estar por lo menos 5 minutos en paz, les confieso que a mis casi 35 años me compré un diario, a diferencia de cuando era una chiquilla ya no escribo lo que hice hoy o quién me gusta; ahora escribo allí mis conversaciones con Dios, cada vez que siento que me estoy asfixiando emocionalmente, que me siento triste o simplemente para dar gracias, escribo en el. Hace una semana tuve una de esas conversaciones profundas con Dios donde una vez más le pedía que me mostrara mi misión de vida, que me llevara por el camino correcto; no quiero partir de esta vida y sentir que no dejé un legado, que cambié para bien la vida de otras personas, más allá de mis familiares y amigos. Todavía no sé que Dios tiene destinado para mi, pero lo que si tengo seguro es que todo lo que me pasó con respecto a mi divorcio y el haber luchado con una depresión por dos años tenía que pasarme para poder ayudar a otras personas. No sé si es mi camino, pero si me preguntan que me gustaría hacer sería ayudar a todas las personas que están pasando por un hecho difícil que los ha llevado a una depresión severa y que a veces solo necesitan tener a alguien que los escuche en ese momento en que tienen una recaída emocional. Quién alguna vez no se ha sentido tan solo, aunque viva con muchas personas, quién alguna vez no ha deseado tanto un abrazo de consuelo y seguridad. No sé por dónde empezar con este proyecto de vida, pero he decidido que el primer paso es utilizar los medios que ya tengo, empezando por las redes sociales.Hay algo que no les he dicho y es que conseguí un trabajo fuera de casa en una empresa, sí después de 7 años fuera del ruedo, lo conseguí, prometo escribir un post contándoles más. Me siento cansada y abrumada,si antes no tenía tiempo,ahora menos, llego a mi casa tardísimo a revisar tareas y asegurarme que los niños estén bien.Quisiera poder llegar y tirarme a la cama y no pensar en nada, pero no puedo, tengo dos pitufos que se están adaptando también a este cambio de ya no tener a mamita en casa. Además del nuevo trabajo, los niños, las labores domésticas y el blog, también tengo que dedicarme a mis emprendimientos y otros proyectos, esta semana me derrumbé y dije ya no puedo más. No estoy disfrutando las verdaderas cosas que me hacen feliz como mi familia por no dormir y estar abrumada.Entré en mi #CuartoDeGuerra y tuve una conversación profunda con Dios y le pedí que fuera él mi fuerza y mi guía para tomar con sabiduría las decisiones correctas.Decidí cerrar proyectos y aprender a decir no,alejarme de personas tóxicas (amistades) que yo misma no quería reconocer que nada positivo aportaban a mi vida y que me sacaban de mi zona de paz;dejar de juzgarme tanto por los cambios que ha tenido mi cuerpo después de ser madre;dar mas gracias por lo que tengo y no pensar tanto en lo que me falta y creo necesitar, simplemente lo pongo en manos de Dios y confió en que él proveerá y por último volver a encontrar la esencia de este blog. Cuando empecé a escribir mi único interés era desahogarme y compartir mis experiencias con el fin de ayudar y motivar a otras mujeres pasando las mismas situaciones que yo.Y me declaro culpable , de no haber escrito tanto como lo tenía planeado por diversas situaciones. Mi deseo es que cuando entren a esta página puedan ver el diario de una madre luchando con sus niños, trabajando por sus metas y atravesando obstáculos. Por un año he tenido una lista con casi 50 temas de los que deseo escribir y no he podido. Ya no me voy a presionar por tener que cumplir un plan de acción con este blog, simplemente escribiré de mi diario vivir, en el momento que pueda y me salga del corazón. Como siempre muchas gracias a todas las que han estado conmigo en estos dos años y bienvenidas a las nuevas mamitas que han llegado a esta comunidad. Bendiciones 🙆🌈

No hay comentarios:

Publicar un comentario